Jueves, 05 Noviembre 2020 14:06

Crítica de la película SOLE: estreno en (algunos) cines este viernes 6 de noviembre

Escrito por  Publicado en Críticas películas 2022-2023

Una obra que nos habla de la falta de amor, de la pérdida y del abandono.


En coproducción entre Italia y Polonia, SOLE, está dirigida por Carlo Sironi, compartiendo guion con Antonio Manca y Giulia Moiggi

Ermanno (Claudio Segaluscio) es un joven huérfano cuyo padre se suicidó tirándose por la ventana. Su vida es la calle, entre las máquinas tragaperras y los pequeños robos que hace en solitario o con sus amigos. Un joven silencioso y tranquilo.

Un día recibe un encargo doble de su tío Fabio (Bruno Buzzi), el primero cuidar de una joven polaca, Lena (Sandra Drzymalska), embarazada en estado avanzado y quien se ha desplazado de su país natal a Italia, para dar a su bebé en adopción a Fabio y a su mujer Bianca (Barbara Ronchi), a cambio de una importante suma de dinero y el segundo, que cuando nazca la niña, la tendrá que reconocer como su hija, para que luego sus tíos la puedan adoptar, de forma legal.

crítica de la película SOLE - cec cine

Lo primero que llama la atención en este filme italiano, es su puesta en escena, su narración y sobremanera, la estética. Consigue combinar el estilo dramático italiano con esa puesta en escena, ofreciendo ese halo reflexivo e impasible de las películas del este de Europa.

Sorprende por la economía de diálogos y destaca por esa fotografía neutra, entre colores apagados y fríos, predominando el azul, elevando la tensión emocional de los encuadres intimistas y un formato poco habitual 4:3 con el que presenta la obra. Todo parece querer arropar y proteger a su protagonista femenina de nacionalidad polaca, para que se sienta cómoda en el nuevo país, hasta que nazca la criatura y la venda, porque esa es la cruda realidad.

Una trama envuelta en una supuesta adopción para engañar a las administraciones, pues la gestación subrogada no es legal en Italia, en donde las Cortes Constitucionales han afirmado que es una ofensa a la dignidad de la mujer.

Una decisión con la que todos salen favorecidos. Por un lado Lena, deshaciéndose de una hija no deseada y llevándose una importante cantidad de dinero para comenzar una nueva vida, el matrimonio que no pueden tener hijos, preparando la farsa; y el último peón de la partida, Ermanno, el sobrino de los futuros padres, que por otra cantidad de dinero, deberá cuidarla y hacerse pasar por el padre biológico.

Maternidad, paternidad y adopción que toman otro cariz, que aunque creamos haberlo visto en otras ocasiones, las diferentes capas que va desplegando la historia, a lo largo del metraje, la dotan de una magia especial. Fuerza y fragilidad en la balanza, para terminar inclinándose por la humanidad de los personajes principales, en particular en Ermanno.

Todo en la obra es minimalista desde los decorados, el vestuario e incluso los pocos diálogos que contiene el guion; pero por el contrario, serán los silencios, las miradas y los gestos, los que irán creando las lecturas, dando forma a la narración y al sentido a la propia historia, pues lo que al principio para la pareja es un negocio, para ella deshacerse del bebé no deseado y ganar un buen dinero y para él, sin cambiar sus hábitos, llenar los bolsillos con un extra, que tal vez malgaste en las tragaperras.

Ese principio, entre la sobriedad de las palabras y la frialdad en las emociones que se dispensan, sin duda por los recelos y traumas sufridos en sus vidas, durante esas semanas que tienen que convivir juntos, les transformará, sobre todo en él, quien de pasar del desprecio absoluto hacia la joven, encerrándola en casa como si fuera un animal mientras se va a sus asuntos, provocará que se despierten emociones que asume de forma espontánea, como la paternidad. Algunos de esos ejemplos se observan viéndole cómo cambia de pañal a la niña recién nacida o ante el lloro continuo, llevarla a dar una vuelta en el coche, porque eso es lo que hacía su padre con él. Una obra que nos habla de la falta de amor, de la pérdida y del abandono. 

Para terminar, no puedo olvidarme de la pareja protagonista, dos jóvenes que traspasan la pantalla con sus silencios, miradas y falta de expresividad. Resultan tan fríos que duele y te preguntes el porqué de esa personalidad tan dura e inescrutable; y por supuesto esa fotografía contenida y demoledora, como la propia historia, en la mirada de Gergely Pahárnok. Habrá que esperar para ver la próxima obra de este director, pues al menos con su "Sole", no nos ha dejado indiferentes.

Mi nota es: 7
ESTRENO en ESPAÑA: 6 de Noviembre
REPARTO: Barbara Ronchi, Claudio Segaluscio, Sandra Drzymalska, Vitaliano Trevisan, Bruno Buzzi y Marco Felli.
PRODUCTORA: Kino Produzioni// Lava Films// Polski Instytut Sztuki Filmowej.
DISTRIBUIDORA en ESPAÑA: Márgenes Distribución.

el director

El guionista y director Carlo Sironi a la edad de 18 años comenzó a estudiar fotografía y a trabajar como auxiliar de cámara y dirección.

Se inició en la dirección con el cortometraje "Sofía" 2008, al que le han seguido "Cargo" 2012 y "Valparaíso" 2013. Ha dirigido documentales y programas televisivos, así como videos musicales tanto para artistas independientes como para grandes compañías discográficas, entre ellas la Warner Chapel Music.

El pasado año debutó en el largometraje con "Sole", que ahora llega a nuestras pantallas.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

¡Ya somos MÁS de 60.000 en nuestros RSS por E-mail, apúntate GRATIS!

¡NUEVA TEMPORADA, NUEVOS RSSs!


NUEVO RSS SERIES / CALENDARIO GRATIS CLICKANDO AQUÍ: Todas las Noticias y Fechas GRATIS en tu E-MAIL

NUEVO RSS CASTINGS GRATIS CLICKANDO AQUÍ: Avisos de las MEJORES Convocatorias de CASTING GRATIS en tu E-MAIL

Más Contenidos exclusivos en Twitter

Últimos comentarios